Dejar de comunicar en tiempos de COVID-19, una mala idea para el 39% de españoles

Comunicar o no comunicar. Esa no debería ser la cuestión, en opinión de tres de cada 10 consumidores, que consideran que las empresas que dejan de comunicar – no dan noticias ni comparten contenidos- durante la crisis sanitaria es porque se hallan atravesando dificultades financieras y no invierten en comunicación.

Son una de las conclusiones del último estudio realizado por la agencia de comunicación Berkeley Communications y la firma de investigación de mercados Arlington Research, tras haber entrevistado durante los meses de abril y mayo a 13.000 personas residentes en 14 países, entre ellos España.

La percepción de que una empresa deje de emitir información porque atraviesa dificultades es compartida por un 39% de residentes españoles e italianos, porcentajes que superan la media global, situada en el 31%.

Los encuestados también se preocupan cuando es su propia empresa la que cesa su comunicación, ya que temen por su empleo. Por países, los más preocupados son los japoneses (37%), seguidos de los estadounidenses (35%) y los británicos y rumanos (34%). En España, comparten esta percepción un 33%.

“Sin una estrategia clara de comunicación, las empresas se arriesgan a que los consumidores saquen sus propias conclusiones, las cuales pueden no ajustarse a la realidad. Puede que una empresa esté capeando la tormenta, pero no es bueno que sus clientes no lo sepan, ya que podrían ser reacios a contratar sus productos o servicios por temor a no recibirlos”, ha explicado Paul Stallard, director general de Arlington Research.

En este sentido, un 35% de consumidores a nivel global señala que las marcas que durante la crisis les inspiran y les dan esperanza son aquellas en las que querrán destinar su dinero en el futuro. En España, dicho porcentaje se eleva al 40%, junto con Portugal, y sólo superado por Estados Unidos (45%) y Reino Unido (41%). Por grupos de edad, lideran esta tendencia los millennials (42%), seguidos de la generación Z (39%) y la generación X (35%).

“No hay que subestimar el ‘poder del ahora’. Ahora no es el momento de dejar de comunicar, sino de seguir haciéndolo o, incluso, de empezar”, ha insistido Stallard.

Aumenta el consumo de contenidos

El estudio también ha recogido una de las tendencias ya percibidas durante los meses de confinamiento. Esta es, el aumento del consumo de contenidos. A nivel global, un 46% así lo ha hecho en los meses de abril y mayo, siendo Portugal (57%), España (55%), Italia (51%) y Estados Unidos (50%), los países en los que más se ha incrementado el consumo de información.

Aunque, esta información no tiene por qué haber estado relacionada con la pandemia. Un 47% señala que ha querido leer o escuchar otro tipo de noticias, frente al 20% que ha expresado lo contrario. Por grupos de edad, este interés por alejarse de la información relacionada con el coronavirus se ha dejado ver en un 51% de encuestados pertenecientes a la generación millenial, y en Hungría (62%), Austria y Reino Unido (56%), Alemania (53%) y Estados Unidos (47%).

Fuente: Ipmark y Berkeley Communications y Arlington Research